Roma, un destino para conocer en solitario.

Roma es uno de los destinos más recomendados para ‘perderse’ y conocer en profundidad cada calle, cada edificio, cada rincón… Y es que la capital italiana es como un gran museo al aire libre donde los turistas no dejan de sorprenderse. Hoy queremos ofrecerte un recorrido para realizar en solitario durante 3 días. Ideal para una escapada de fin de semana o para hacerla en cualquier época del año.

Día 1, recorriendo el centro de Roma

Cuando los viajeros llegan a Roma muchas veces no saben por dónde empezar su recorrido turístico, así que lo mejor es ir hasta el centro de la ciudad y dejarse enamorar por los puntos de interés que ofrece. Te recomiendo comenzar a orillas del río Tíber; un río quizá no tan llamativo como el Támesis de Londres o el Sena de París pero que también merece la pena ser recorrido. Para acceder al centro de Roma, entra por el puente que hay frente al hermoso Castillo de San Angelo. Si quieres conocer esta construcción con casi 2 mil años de antigüedad, podrás hacer de martes a domingo por un precio de 10,50 euros.

El siguiente punto de interés es una de las plazas más neurálgicas de Roma: la Plaza Navona. Aquí podrás fotografiar tres fuentes muy famosas en la ciudad, la de Neptuno, la del Moro y la de los Tres Ríos. Si bajas un poco hacia el sur, enseguida llegarás a uno de los mercados más coloridos y apetitosos de la capital, el Campo di Fiori. Pasta, licores, flores, fruta o verdura son algunos de los productos que se exponen en sus pintorescos puestos callejeros. Después, regresa hacia el sur para entrar, de forma totalmente gratuita, en una de las joyas del patrimonio del país: el Panteón de Agripa. Es el edificio mejor conservado de la época romana y la cúpula del interior es más grande que la de la basílica de San Pedro.

La siguiente parada es en la fuente más famosa y fotografiada del mundo: la Fontana de Trevi. Si lanzas una moneda al agua, su leyenda dice que regresarás a la Ciudad Eterna. Y caminando por el centro de Roma en dirección norte verás tres plazas imprescindibles en la ciudad: la Plaza Barberini, la Plaza de España con su animada escalinata repleta de turistas y la hermosa Plaza del Popolo. Para terminar el día, nada como disfrutar de un trocito de naturaleza en pleno corazón de la ciudad: Villa Borguese.

Día 2, los clásicos de Roma

En el segundo día en Roma, deberás conocer el símbolo por excelencia de la ciudad: el Coliseo. Pero antes, te recomiendo que comiences el recorrido desde el imponente Monumento a Víctor Manuel II. Su entrada al interior es gratuito, cuenta con wifi y aseos para los turistas; si quieres tener las mejores vistas de la ciudad, puedes subir a su terraza panorámica. La siguiente parada es en el Foro romano donde comprar la entrada que da acceso a éste, al Palatino y por supuesto al Coliseo. Cómprala aquí y no en el Coliseo puesto que en este último las filas para adquirir los tickets son siempre interminables.

El Foro y el Palatino están comunicados, mientras que para ver el Coliseo hay que salir a la calle; pero una vez que tengas la entrada no tendrás que hacer fila. El precio es de 12 euros y te da la posibilidad de ver los monumentos en dos días diferentes. Esta visita te ocupará un mínimo de 3 horas, así que el resto del día es preferible que lo dediques a puntos de interés no tan masificados. Para ello, nada como bajar hacia el sur y hacerte una fotografía metiendo la mano en la mítica Boca de la Verdad, situada en la Iglesia de Santa María de Cosmedín. Y para terminar el día, sube hasta la Plaza de los Caballeros de Malta en el barrio del Aventino y podrás tener las mejores vistas de la ciudad.

Día 3, El Vaticano

Y en las últimas horas en Roma nada como conocer el país más pequeño del mundo: El Vaticano. Si quieres conocer los Museos Vaticanos deberás ponerte en la fila a primera hora del día, ya que después las esperas son interminables. El precio de entrada es de 16 euros al menos que lo visites el último domingo del mes que siempre es gratuito. La visita por su interior te llevará entre 2 y 3 horas y como broche final podrás ver una de las joyas de Italia: la Capilla Sixtina. Al terminar el recorrido, tienes acceso directo a la basílica de San Pedro, la iglesia más grande del mundo. Si decides ver en primer lugar el templo religioso y después los Museos, entrar a San Pedro no tiene ningún tipo de coste.

“Escrito por Laura Crusellas, redactora en Apartamentosenroma.orgRoma_San Pedro) Roma_Panteón Agripa Roma_Monumento Victor Manuel II Roma_Campo di Fiori Roma _Plaza Navona Roma _Coliseo (1) Roma _Boca de la Verdad

Un comentario sobre “Roma, un destino para conocer en solitario.”

  1. Hola, que hermoso que es Roma, no tiene comparación! Siempre que voy termino admirado y enloquecido por su cultural, su gastronomía, su arquitectura y su historia. Y es que a los que nos gusta la historia. esta ciudad verdaderamente te hace volver al pasado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *