Qué frío anoche.

Hay dos tipos de combustible: madera en los lugares”bajos” y excrementos de yak en los altos. Los yak son una especie de vacas que pueden vivir muy alto, aquí los hay por todas partes. Parece mentira pero sus excrementos funcionan muy bien y no huelen a nada.
Cuando hablamos de calefacción hablamos de una sola habitación en todo el lodge, normalmente el comedor y lugar de reunión de todos nosotros. El resto es como estar más o menos en la calle, no hay aislantes, ni ventanas buenas, ni nada de nada y ahora que estamos en primavera no se está mal, pero esto en invierno tiene que ser la hostia, pero os cuento.
Ayer una alemana me dijo, hoy no está mal, 2 grados en la habitación, pero vamos a hablar de la noche anterior.
Entré en mi habitación y vi que no tenía manta, dije: no importa con el saco vale. Un par de horas después me puse calcetines, un ratito más tarde otra camiseta térmica, para acabar con pantalones térmicos y forro polar. Tras mucho sufrir amaneció y salí corriendo del saco. Otra cosa, bebemos unos 3 o 4 litros entre té agua o café diarios. Imaginaros una vez que estás calentito dentro del saco que te entren ganas de ir al baño, que puede que esté en la calle y bastante lejos. He meditado el dormir con una botella vacía.
Volvamos al tema, me tomo un té y empiezo a entrar en calor, bueno vamos a lavarnos un poco. Intento abrir el grifo y está congelado, estamos en la calle, mi porteador que lo ve me dice que espere un momento y aparece con una palangana de agua caliente para tratar de descongelarlo, recuerdo en un par de días atrás y le digo que traiga más agua, me voy a duchar allí mismo. El agua caliente cuesta dependiendo del tamaño de la palangana entre 2 y 5 euros. Voy a coger el gel y la pasta dedientes. ¡¡¡Están congelados dentro de mi bolsa!!! Me aseo, me lavo los dientes y se me congela el pelo, me voy a desayunar.
Al poco rato sale el sol, nos ponemos a caminar y otra vez todo perfecto. Por cierto estos días duermo con las baterías de la cámara, video, teléfono, dentro del saco, es para evitar que se descarguen con el frío, aquí recargar es una movida y caro.
Mañana tenemos un día duro, por eso esta mañana estábamos descansando y he decidido lavar algo de ropa, creo que finalmente voy a llegar con toda limpia. Bueno con todo limpio y congelado, porque a los pocos segundos de terminar de lavarlo, bueno al final me lo ha lavado Kalam porque pensaba que me quedaba sin manos, se ha congelado.
Lo he doblado todo con cuidado para que no se rompiera y lo he puesto en una bolsa de rejilla fuera de la mochila, tenemos que andar unas horitas hasta el próximo lodge.
Estoy exagerando un poco, pero todo cuanto cuento es verdad. Hay momentos en los que hace bastante frío, pero se está bien (si te mueves).
En algún momento os contaré lo que pensaba cuando Kalam me lavaba la ropa y era lo siguiente. ¿Kalam, porqué no te metes en la palangana? ¡Yo pago!